Blogia
bereberes

Dificultades para investigar

Dificultades para investigar Cuando queremos hacer una investigación sobre el pasado árabe-bereber de la península aparte de nuestra actitud mental (que hemos de revisar) el principal problema que encontramos es que la cristianización forzada de los habitantes de la Península Ibérica destruyó, mejor dicho arrasó, aniquiló, hizo desaparecer, cualquier vestigio físico de la existencia de cualquier elemento que recordase esa presencia mayoritaria de no-cristianos (lo que no se ve no ha existido nunca.
Por tanto es muiy difícil que aparezcan testimonios materiales; pero lo que sí hemos conservado es todo aquello que podía transmitirse por tradición oral: cantos, gritos, costumbres (no hay que olvidar que el movedizo baile en el calendario de la semana santa se debe a la pervivencia de un calendario lunar, tal y como aún mantiene el mundo musulmán).
Para que los incrédulos tengan algún momento de reflexión ( ya dije que no queremos, ver, no queremos oír, no queremos hablar ) os propongo que leáis la historia de Hipatia y la destrucción de la Biblioteca de Alejandría (por cierto, ahora reconstruida con todo fasto).

Hipatia de Alejandría fue, sin duda, una de las primeras mujeres en la historia que contribuyó al desarrollo de las matemáticas. Nació en Alejandría, Egipto en el año 370 de nuestra era y murió en esa misma ciudad en el 415.
Hipatia se dedicó, durante veinte años, a investigar y enseñar Matemáticas, Geometría, Astronomía, Lógica, Filosofía y Mecánica en el Museo, ocupaba la cátedra de Filosofía platónica por lo que sus amigos y compañeros la llamaban "la filósofa". Ganó tal reputación que al Museo asistían estudiantes de Europa, Asia y África a escuchar sus enseñanzas sobre "la Aritmética de Diofanto" y su casa se convirtió en un gran centro intelectual. Citando nuevamente a Sócrates Escolástico: "consiguió un grado tal de cultura que superó con mucho a todos los filósofos contemporáneos. Heredera de la escuela neoplatónica de Plotinio, explicaba todas las ciencias filosóficas a quien lo deseara. Con este motivo, quien deseaba pensar filosóficamente iba desde cualquier lugar hasta donde ella se encontraba... pero a más de saber filosofía era también una incansable trabajadora de las ciencias matemáticas". Escribió varios documentos, entre ellos, Sobre el Conon Astronómico de Diafanto donde se habla de ecuaciones de primero y segundo grado. Creó el astrolabio y la esfera plana. Inventó un aparato para agua destilada, uno para medir el nivel del agua y uno para determinar la gravedad específica de los líquidos. A esto se le llamó mas tarde un aerómetro o hidroscopio.
Hipatia se convirtió en una de las mejores científicas y filósofas de su época, erudita de un conocimiento que los cristianos identificaban con el paganismo y que por tanto perseguían.
Cirilo, el arzobispo de Alejandría la despreciaba porque era un símbolo de cultura y de ciencia, que la primitiva Iglesia identificaba en gran parte con el paganismo.
Los cristianos quemaron y destruyeron todos los templos y centros griegos, persiguieron a todos los académicos del Museo obligándolos a convertirse al cristianismo si no querían morir. Hipatia se negó; se negó a convertirse al cristianismo, se negó a renunciar al conocimiento griego, a la filosofía y a la ciencia que por más de veinte años había aprendido y enseñado en el Museo. En marzo del 415, acusada de conspirar contra el patriarca cristiano de Alejandría, fue asesinada. Un grupo de cristianos enardecidos la encontraron en el centro de Alejandría y, dejando hablar a Sócrates Escolástico: "La arrancaron de su carruaje, la dejaron totalmente desnuda; le tasajearon la piel y las carnes con caracoles afilados, hasta que el aliento dejó su cuerpo..."
Sus restos fueron quemados, sus obras destruidas, su nombre olvidado. Cirilo fue proclamado santo.

La gloria de la Biblioteca de Alejandría es un recuerdo lejano. Sus últimos restos fueron destruidos poco después de la muerte de Hipatia. Era como si toda la civilización hubiese sufrido una operación cerebral infligida por propia mano, de modo que quedaron extinguidos irrevocablemente la mayoría de sus descubrimientos, ideas y pasiones. La pérdida fue incalculable. En algunos casos sólo conocemos los atormentadores títulos de las obras que quedaron destruidas. En la mayoría de los casos o conocemos ni los títulos ni los autores. Sabemos que de las 123 obras teatrales de Sófocles existentes en la Biblioteca sólo sobrevivieron siete. Una de las siete es Edipo Rey. Cifras similares son válidas para las obras de Esquilo y de Eurípides.

El cristianismo intolerante siempre ha odiado todo lo que signifique progreso y avance de la Humanidad. Y no tenemos que mirar al pasado para comprobarlo.Reflexionad un poco.

José Luis
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Lluisa Carretero -

S'ha anat sense volguer.
Estaba dient que, sempre ha passat això i jo no se si això canviara. A mi m'agradaria pensar que les coses poden ser diferents algun dia, però tinc els meus dubtes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lluisa Carretero -

Estic totalment d'acord amb la teva reflexió final. Tot el que significa progrès i pensament lliure, mai, no ha estat ben vist. Ès una llastima, però, penso q
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres